sábado, 8 de enero de 2022

¿Qué tienen que ver las criptomonedas con la crisis en Kazajistán?

La mañana de Reyes, los analistas de las criptomonedas en todo el mundo se levantaron con una desagradable sorpresa. El poder de computación global de la red de bitcoin, la capacidad de minado, se había despeñado. Con él, también cayó el precio de la principal criptomoneda: de 40.542 el miércoles por la tarde a 36.000 la noche del 6 de enero. ¿La causa? Las violentas protestas que sacuden Kazajistán, en Asia Central.

Lo que empezó como una serie de protestas locales por la subida de los precios del gas y de la energía en Kazajistán, alimentadas luego por el descontento y la inequidad social, ha acabado convirtiéndose en un evento geopolítico —con el envío de tropas internacionales lideradas por Rusia— cuyas ondas expansivas han resonado incluso en los mercados de criptomonedas. Incapaz de controlar a los manifestantes y en medio de escenas de caos por todo el país, el presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, ordenó el miércoles el cierre casi total de la conexión a internet. La intención inicial es dificultar la coordinación de los manifestantes e impedir la emisión internacional de imágenes de la represión violenta (al menos 26 muertos y más de 3.000 personas detenidas), pero ha habido efectos colaterales. Kazajistán es, desde 2021, el segundo mayor centro de 'minado' de bitcoin del mundo, solo por detrás de Estados Unidos, y sin internet, no hay minado.

La chispa que ha prendido las protestas ha sido el aumento de los precios del gas licuado de petróleo (GLP), hasta el momento artificialmente bajos en medio de la crisis global de subida de precios de la energía por una política expansiva de subvenciones que el Gobierno kazajo se veía incapaz de mantener. Pero la crisis energética kazaja lleva meses cociéndose, y la minería de criptomonedas, aunque no el único ni el principal detonante, ha tenido también mucho que ver.

Alicia Alamillos

En junio pasado, China prohibió las actividades de minado en su territorio, generando una oleada de inmigración masiva de 'mineros' de criptomonedas al vecino Kazajistán, igual que se fueron a EEUU o Rusia. El 'gigante energético' de Asia Central los recibió con los brazos abiertos, la promesa de una "energía barata" e incluso una iniciativa legislativa para atraer este tipo de inversiones al país. En solo unos meses, pasó de representar el 8% del 'hash rate' (potencia de minado) global, al 18%, según los datos del Centro de Cambridge para Finanzas Alternativas. Esos números cuadran con la caída de la potencia de minado tras el bloqueo de internet, que ha sido cercana al 14%.

!function(){"use strict";window.addEventListener("message",(function(e){if(void 0!==e.data["datawrapper-height"]){var t=document.querySelectorAll("iframe");for(var a in e.data["datawrapper-height"])for(var r=0;r


from Mundo https://ift.tt/3q49hdM
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario