miércoles, 5 de enero de 2022

Flurona, un nombre innecesario: qué ocurre si tienes gripe y covid al mismo tiempo

No es una nueva enfermedad. Ni siquiera es una nueva variante del SARS-CoV-2. Tampoco es motivo de gran preocupación para el sistema sanitario, porque no estamos hablando de nada que no conozcamos. Sin embargo, el término médico de moda desde hace días es 'flurona', una combinación de 'flu' (gripe en inglés) y 'corona' (en referencia al coronavirus) que sirve para nombrar una infección simultánea por gripe estacional y covid en una misma persona. El hallazgo les corresponde a investigadores de Israel... El hallazgo lingüístico, porque en realidad ya se habían descrito casos de este doble contagio, algunos de ellos en España. La diferencia es que hasta ahora nadie había puesto nombre a un fenómeno tan normal como la coexistencia de dos infecciones víricas. ¿Hacía falta?

La noticia saltó a los medios de comunicación de todo el mundo el pasado domingo, 2 de enero, a través del Ministerio de Sanidad israelí, que aseguraba erróneamente que estábamos ante el primer caso de flurona. Según la prensa de este país, se trataba de una mujer que solo tuvo síntomas leves y que fue dada de alta el 30 de diciembre. En España, Galicia y Cataluña ya han informado de algunos casos, incluso antes que los israelíes, pero se ve que faltaba un nombre mediático que causara alarma, como si se tratara de una nueva variante.

EC/Agencias

La repercusión del anuncio israelí llama más la atención porque desde el principio de la pandemia se conoce la existencia de coinfecciones con gripe. Ya en marzo de 2020, la revista ‘Journal of Medical Virology’ publicó un estudio chino que describía esta doble infección en Wuhan: el SARS-CoV-2 junto con el virus de la gripe A o de la gripe B en cinco pacientes. En mayo de ese mismo año, otro artículo publicado en 'International Journal of Infectious Diseases' recogía ya casi un centenar de casos entre enfermos graves.

Ese mismo mes salieron a la luz las primeras coinfecciones en España a través de un artículo del Hospital Clínic de Barcelona publicado en la prestigiosa revista ‘The Lancet’. Los investigadores detallaron cuatro casos de infección simultánea correspondientes a tres hombres y a una mujer, con edades entre 53 y 81 años y que sufrían otras patologías. En el trabajo, describieron los síntomas y los tratamientos administrados, y no apreciaron grandes diferencias frente a otras personas hospitalizadas por covid. De hecho, aunque se publicó mucho más tarde, en Madrid se ha documentado otro caso anterior en una paciente española, correspondiente a enero de 2020.

La variante ómicron deja datos de incidencia de vértigo

En el contexto de una enfermedad nueva que había desatado una pandemia sin precedentes, estos estudios no dejaban de tener interés. Sin embargo, es muy difícil sacar conclusiones de ellos. Tal y como explicó a este periódico en 2020 Raúl Ortiz de Lejarazu, virólogo y exdirector del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, no hay evidencias de que una coinfección sea más grave, pero en la práctica resulta casi imposible estudiar esta cuestión, porque no se sabe si realmente un paciente se ha contagiado a la vez de ambos virus o si uno de los dos se ha anticipado al otro, con consecuencias clínicas diferentes. Además, “se tiende a diagnosticar solo aquellos casos que acuden al médico y no los más leves o asintomáticos”, explicaba.

Test. (EFE)Test. (EFE) Test. (EFE)

En ese primer año de pandemia, también existía el miedo a que una nueva ola de covid coincidiera con la temporada de gripe. Sin embargo, gracias a las medidas contra la pandemia, la gripe estacional desapareció casi por completo el pasado invierno, así que fue imposible detectar más coinfecciones en España, aunque hay casos en otros países, como Perú. Por lo tanto, los investigadores israelíes podrían atribuirse, como mucho, haber informado acerca de la primera coinfección de gripe y ómicron, pero tampoco eso parece cierto, puesto que en Galicia se dieron a conocer casos de covid e infección gripal unos días antes, sin darle mucho bombo.

¿Tiene consecuencias?

Y es que una infección simultánea no es un fenómeno raro en el ámbito médico. “No nos tenemos que extrañar, no tiene ningún misterio, puede haber coinfecciones por esto o por otros virus que no estudiamos tan minuciosamente”, afirma Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), en declaraciones a Teknautas. Según los expertos, además de la gripe, el coronavirus podría estar conviviendo con otros virus respiratorios, como los rinovirus o el virus respiratorio sincitial (conocido como VRS, ataca especialmente a niños pequeños, provocando bronquiolitis). En general, “hay muchas coinfecciones, tanto víricas como bacterianas, que no se analizan salvo que pueda haber algún tipo de complicación del cuadro clínico”. En este caso, la gripe y el SARS-CoV-2 “son virus totalmente distintos que pueden coexistir e infectar a la vez, pero esta realidad no tiene por qué suponer una complicación especial”, asegura.

Cerca de 640.000 personas en cuarentena por covid

La coexistencia de las dos infecciones en un mismo paciente se explica porque “el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe entran por vías diferentes en las células humanas”, explica María del Mar Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) y científica del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic). Sin embargo, “no está asociada a un mal pronóstico ni a un incremento de complicaciones”, añade como microbióloga del hospital universitario coruñés. No obstante, al igual que en cualquier otro caso de covid, influyen elementos como la vacunación, la existencia de comorbilidades o inmunodepresión.

A finales de año, ya se han detectado los primeros casos de gripe, así que parece que esta temporada sí tendremos este virus en circulación. “Está claro que va a ser frecuente este invierno, porque ya tenemos más interacciones sociales en interior, y por simple estadística y probabilidad se van a dar casos de coinfección con el covid”, destaca la microbióloga. ¿Significa eso que los casos de flurona van a empezar a multiplicarse? Probablemente no, porque será difícil confirmar las dos infecciones por PCR. “En urgencias, podemos detectar gripe A, gripe B y covid a la vez, pero son kits moleculares de detección que solo se utilizan en ciertas ocasiones si se considera necesario diferenciar, pero no tiene sentido hacérselo a todo el mundo que tenga síntomas leves, y menos en atención primaria”, afirma.

Mascarillas en un taxi de Londres. (Getty/Hollie Adams)Mascarillas en un taxi de Londres. (Getty/Hollie Adams) Mascarillas en un taxi de Londres. (Getty/Hollie Adams)

Lo cierto es que los síntomas no ayudarán a saber si un paciente tiene covid, gripe, ambas cosas a la vez u otro virus respiratorio. Ómicron se caracteriza por la afectación en las vías respiratorias superiores, con congestión nasal y dolor de garganta, así que resulta aún menos específico que variantes del SARS-CoV-2 anteriores. Las vacunas han conseguido que la inmensa mayoría de los casos sean leves. “Te puedes contagiar, pero estando vacunado eliminas el virus rápidamente, en pocos días, porque tienes la respuesta inmune activada. Así que puedes ser asintomático o tener síntomas leves, y esto supone que muchos casos pasarán inadvertidos, sobre todo si los pacientes están vacunados tanto de gripe como de covid”, afirma la portavoz de la Seimc.

Un término que no ayuda

María Tomás considera que la denominación que se le ha dado a la coinfección es inapropiada, sobre todo porque no está provocando un impacto clínico que justifique realizar una distinción de estos casos: “De repente viene ómicron con un nombre concreto y asusta, y con flurona pasa lo mismo; pero hay que dejar claro que no es una variante ni un nuevo virus, sino la coexistencia de dos virus distintos. Uno de ellos es estacional y otro parece que también está pasando a serlo”.

José Pichel

“El invento del término es totalmente innecesario”, coincide el presidente de la SEI, “lo normal sería llamarlo coinfección de gripe y covid”. Es más, la irrupción del nuevo vocablo ya está generando confusión en los medios de comunicación y en la población general. “Cualquiera puede pensar que se trata de un nuevo virus o una nueva enfermedad, así que no le veo mucho sentido”, denuncia.

La urgencia informativa y la tendencia por parte de medios de comunicación y expertos de la comunidad científica en fijarse en lo que sucede con la pandemia en ciertos países (Israel ha sido la avanzadilla en vacunación y referencia en la comunicación de algunos datos) no parecen estar ayudando a poner el foco en las cuestiones realmente relevantes, pero es terreno abonado para las ocurrencias y el alarmismo. Flurona es un término vacío: no supone ninguna novedad, pero queda de lujo en los titulares.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3mYIXQe
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario