lunes, 27 de diciembre de 2021

El engaño de una pareja malagueña que vende falsos certificados covid por 350 euros

CSG y MJJ son una pareja malagueña que este diciembre está haciendo su 'agosto' particular merced a la supuesta venta de falsos certificados covid. Aparentemente, lo harían, además, en canales de Telegram frecuentados por antivacunas españoles que se niegan a ser inmunizados contra el coronavirus, pero que también quieren entrar en los bares y locales que piden el pasaporte covid. Para todas aquellas personas, CSG y MJJ tendrían la solución: un falso certificado por 350 euros. Y como rebaja navideña, dos por 450 euros.

Así al menos lo afirma la empresa sevillana de peritaje informático QuantiKa14, que en una reciente investigación se infiltró en grupos de antivacunas, se encontró con CSG, entró en contacto con él, negoció la compra de un certificado covid y llegó hasta la cuenta de Paypal de MJJ. Por el camino, además, descubrió la identidad real de CSG, un perito informático para el que la Fiscalía pide cuatro años de prisión por un presunto delito de estafa en una causa distinta. Esta es la historia de dos supuestos vendedores de falsos pasaportes covid y de cómo, en unos cuantos clics y a un módico precio, cualquiera puede moverse por locales de toda España sin haberse vacunado.

José Pichel

Un certificado covid por 350€ y dos por 450€

Todo comenzó el pasado 15 de diciembre, cuando, dentro de una investigación, el equipo de QuantiKa14 llegó al grupo 'Antivacunas España' de Telegram. "Un administrador publicaba varios mensajes en los que pedía a sus compañeros que no se fiaran de 'los que venden pasaportes covid. Son falsos'", cuenta Jorge Coronado, CEO de la compañía, a este diario. "Inmediatamente, recurrimos a buscar una serie de palabras clave en el buscador del chat y encontramos un canal en el que se vendían. Y en ese canal, un usuario al que contactar".

"El tipo vendía un certificado covid por 350 euros y, por ser Navidad, dos por 450 euros. El nombre del usuario que lo vendía era @c2inboss". Las primeras investigaciones sobre el vendedor apuntaban a su procedencia: "Su huella digital estaba bien cubierta. Teníamos indicios que nos hacían pensar que era andaluz, pues la prueba de certificado covid que nos adjuntaba llevaba el membrete de la Junta de Andalucía". La compañía decidió entonces entrar en contacto con él, que se identificó como César Carlos. "Lo primero que nos contó es que sus certificados eran oficiales, ya que en su equipo habría un médico privado de Málaga que estaría metiendo los datos en Sanidad".

Imagen: QuantiKa14.Imagen: QuantiKa14. Imagen: QuantiKa14.
Imagen: QuantiKa14.Imagen: QuantiKa14. Imagen: QuantiKa14.

Mientras transcurría la negociación, Coronado y su equipo fueron investigando al usuario: "Lo primero que hicimos fue buscar su nombre de usuario en internet y lo que encontramos fue muy interesante. En primer lugar, el presunto delincuente estaba metido en una página web de compraventa de criptodivisas". Además, "tenía otro segundo canal de Telegram asociado a su 'username'. En él, descubrimos que se estaba dedicando a vender monedas falsas, concretamente de dos euros, a todo el que le contactara. Con una compra de 100 euros, el presunto estafador manda una cantidad de monedas cuyo valor sería de 300 euros. Además de vender pasaportes covid, estaría cometiendo un gravísimo delito de falsificación de dinero". En cualquier caso, el supuesto negocio de venta de certificados covid ya estaba resultando prometedor: "Subía a su canal de Telegram imágenes en las que demostraba que había cerrado trato con otros vendedores".

Guillermo Cid

"Demasiada desconfianza, no me hagas perder el tiempo"

Con el tiempo, la negociación se puso un poco tensa, sobre todo cuando los investigadores le fueron pidiendo algún tipo de garantías. "Aunque nos envió fotos de dos documentos de identidad –supuestamente el suyo y el de su mujer– para demostrar que era una persona legal, pudimos comprobar que eran dos presuntas suplantaciones de identidad", afirma Coronado.

Imagen: QuantiKa14.Imagen: QuantiKa14. Imagen: QuantiKa14.

Los pagos al vendedor debían hacerse con 'bitcoins' o mediante Paypal. En un momento dado, los investigadores recibieron el aparente email asociado a Paypal: ma********@gmail.com. Dicho correo fue suficiente para que Coronado y su equipo, merced al uso de su herramienta de búsqueda en fuentes abiertas Dante’s Gates, comenzaran a buscar información sobre él en internet.

A partir de ahí, encontraron información muy interesante. "Conseguimos su nombre, DNI, dirección IP, dirección postal y número de teléfono. La sorpresa fue mayúscula, pues nos encontrábamos no ante un supuesto cibercriminal, sino ante una pareja formada por un hombre y una mujer. Ella, MJJ, no tenía ningún antecedente penal, pero él, CSG, era un viejo conocido de la Policía". Además, CSG "es perito informático, lo que explicaría su facilidad para ocultar su huella digital", afirma Coronado.

Desde la compañía, evidentemente, no llegaron a realizar pago alguno. El equipo de Quantika14 ha intentado ponerse en contacto con ambas personas para preguntarles por sus supuestas acciones, pero "no responden a nuestras llamadas. CSG, el presunto estafador, ha borrado ya todos los canales de Telegram en los que vendía estos documentos. Además, nos hemos percatado de que ha intentado eliminar su rastro en internet". La compañía ha puesto sus hallazgos en manos de la Policía Nacional, que está investigando lo ocurrido.

Antivacunas en España: muy pocos, pero ruidosos

Los análisis sobre los antivacunas en nuestro país pueden ser confusos, ya que, aunque hacen mucho ruido, en realidad representan un porcentaje mínimo de la población. Tampoco es constante la compraventa de falsos certificados covid: "En España es poco frecuente", nos cuenta Coronado. "Hemos encontrado otros grupos en los que se venden certificados covid, más o menos masivos, pero de otros países. De momento, este es el único 'serio' que hemos encontrado aquí. Hemos visto a más usuarios que lo hacen, pero muy poco profesionales y sin relevancia".

En nuestro país, de hecho, se observa una evolución en la sensación ciudadana hacia las vacunas. En una encuesta elaborada en diciembre de 2020 entre varios países seleccionados, el 62% de los españoles afirmaba que se iba a vacunar, aunque el porcentaje de quienes se negaban frontalmente (13%) era superior al de otros países de nuestro entorno.

Sin embargo, a la hora de la verdad, los datos evidencian que en España la vacunación está siendo masiva. Según recoge Our World in Data, nuestro país ya ha vacunado al 80,9% de la población, situándose en el undécimo puesto del ránking mundial.

Los antivacunas, en definitiva, son total y absolutamente marginales en nuestro país. Eso sí, a la hora de cogerse vacaciones o ir a restaurantes y bares de ocio nocturno, el orgullo antivacunas se hace más pequeño. No me vacunes, pero véndeme un certificado covid para poder tomarme una caña.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3mByU3o
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario