lunes, 6 de diciembre de 2021

Compensación evolutiva: así las variantes del coronavirus pueden autodestruirse

Los virus mutan constantemente. Los científicos clasifican cada mutación con un código que identifica la secuencia genética afectada. Pero a veces las mutaciones se suman entre ellas y mejoran la capacidad del virus de difundirse, la severidad de la enfermedad o la eficacia de vacunas y terapias. Aun así, todo esto no basta para que la OMS considere una variante como peligrosa.

En este vídeo te explicamos qué requisitos necesita la OMS para clasificar una mutación del SARS-CoV-2 como variante de interés y en qué se diferencia de una variante de preocupación. Hasta ahora, se han detectado 13 variantes que, por sus características, se han convertido en observadas especiales. Ómicron es solo la última de estas variantes, identificadas con letras del alfabeto griego antiguo. También existen mutaciones que se han desclasificado y ya no revisten especial preocupación.

Las mutaciones también pueden convertirse en un arma de autodestrucción del propio virus. Es la llamada compensación evolutiva y en este vídeo te explicaremos en qué consiste. Si quieres ver más vídeos como este, puedes suscribirte aquí a nuestro canal de YouTube.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3ps9d61
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario