miércoles, 17 de noviembre de 2021

No te la juegues este Black Friday: 4 trucos para evitar disgustos en las compras 'online'

El Black Friday no es sólo una buena ocasión para los amantes de las compras. Si para quienes persiguen los regalos de Navidad al mejor precio hay pocas cosas más tentadoras que un producto en oferta semanas antes, para un ciberdelincuente hay pocos momentos mejores en los que engañar a sus víctimas, que ante el bombardeo de descuentos y las prisas por aprovechar las promociones fugaces pueden dejarse engañar con más facilidad que nunca.

El viernes negro ha sido, tradicionalmente, una buena cita para las compras 'online', tendencia que se ha acentuado con los cambios de hábito que trajo la pandemia. Las compras por vía telemática apenas alcanzaban el 26% en 2019. Dos años después, el 41% de los consumidores españoles asegura que va a encargar sus productos navideños a través de webs o aplicaciones, según la plataforma de 'marketplace' empresarial Mirakl.

Cotizalia

Todos estos factores crean el caldo de cultivo perfecto para los fraudes por Internet. El riesgo cero no existe, aunque sí hay una serie de precauciones que pueden reducirlo al mínimo:

Asegúrate de que la web es fiable

El primer paso para realizar las compras con seguridad es asegurarse de que la página web desde la que se realiza la operación es fiable. Una de las principales pistas es si cumple el protocolo SSL, un mecanismo que asegura que la información transmitida en una red está cifrada y no puede ser interceptada por terceros. Para hacerlo bastaría con confirmar que la url comienza con la expresión https y que, además, tiene un candado a la izquierda del navegador. Es de vital importancia que en la página de pago esta información se muestre claramente.

Asimismo, es recomendable revisar que la página web cuenta con un aviso legal, información de protección de datos y los términos y condiciones, según señala el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). Si no se encuentra esta información o hay otros elementos que inviten a sospechar, como que el teléfono de atención al cliente sea extranjero o el correo electrónico pertenezca a un dominio gratuito, es recomendable buscar información complementaria sobre el comercio antes de realizar cualquier transacción.

Imagen de una página web cifrada. (iStock)Imagen de una página web cifrada. (iStock) Imagen de una página web cifrada. (iStock)

Por otra parte, desde UniversalPay recuerdan que durante estas jornadas comerciales es importante navegar con una red wifi segura y comprobar que los 'eCommerce' sean siempre sitios oficiales. En caso de realizar las compras a través de redes sociales, los enlaces de pago tienen que estar asociados a perfiles verificados. En todo caso, la tienda ha de garantizar pasarelas de pago seguras.

El diablo está en los detalles

Aunque es cierto que las grandes firmas hacen descuentos en muchos de sus productos, durante el Black Friday no es oro todo lo que reluce. De acuerdo con un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que monitorizó la evolución de 1.260 productos ofertados por 41 tiendas, el año pasado bajaron los precios de un 19% de productos, pero hubo un 28% de artículos que subieron, con un incremento medio del 2,6%.

La plataforma especializada en ofertas Chollometro cree que si hay una promoción tan buena como para que resulte difícil de creer, conviene consultar el precio del mismo producto en otros comercios. Para evitar falsas gangas pueden ser de gran ayuda herramientas capaces de monitorizar la evolución de los precios, como por ejemplo:

CamelCamelCamelKeepaAzboxSalvaMokeyECHOAliToolsComparador de la OCUComparador de Idealo

También puede ser que el consumidor se lleve una sorpresa desagradable si la empresa le 'cuela' los gastos de envío o no es consciente de que se trata de productos reacondicionados o de imitación. Comprobar los términos y condiciones de compra y la política de devolución son factores clave para evitar disgustos. "Las redes sociales o los foros son buenos lugares para conocer la opinión de otros usuarios. Si otros usuarios han tenido malas experiencias con esa tienda o marca, lo más seguro es que hayan compartido su experiencia", recuerda Chollometro.

Utiliza una tarjeta secundaria

A la hora de realizar el pago, toda precaución es poca. El comparador de productos financieros Help My Cash, sugiere operar con una tarjeta secundaria que tenga poco saldo disponible o, incluso, sólo el necesario para la compra que se pretende acometer. De esta manera, en caso de fraude estaría en riesgo una parte del presupuesto, pero no todo. "Para ello, se puede recurrir a una tarjeta prepago o utilizar la tarjeta de débito de una cuenta corriente secundaria", detallan.

En cualquier caso, es buena idea mantener activas las notificaciones del banco siempre que se realicen transacciones y hacer seguimiento de los movimientos. En caso de que se detecte cualquier pago sospechoso, lo mejor es bloquear la tarjeta y ponerse en contacto con la entidad. Otra forma de mantener el dinero seguro es establecer límites en las operaciones o restringir el uso. De hecho, si las compras que se efectúan no superan cierto importe, vale la pena marcar una cifra máxima del dinero que se gasta cada día o de forma mensual. "También es posible apagar la tarjeta si no se planea utilizar y activarla solo en caso de que vayamos a hacer compras. Al ser una configuración que se activa y desactiva al instante, bastará con realizarlo antes de operar", explica Help My Cash.

P. Soler

Entre las opciones que recomiendan desde el comparador bancario se encuentra la tarjeta gratuita de N26, a la que es posible traspasar una pequeña parte del saldo y así evitar exponer todos los ahorros. Otra alternativa es la tarjeta Aqua, de BBVA, que ha sido la primera entidad en lanzar una tarjeta (en versión crédito, débito y prepago) sin numeración y CVV en la versión física. En su lugar, los datos son dinámicos, es decir, cambian después de cada compra, por lo que es más difícil robarlos. La Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA regala esta tarjeta a los nuevos clientes que empiecen a formar parte del banco.

La falta de 'stock' no es excusa

Por si no bastara con todo lo anterior, este año existe el riesgo añadido de que la crisis de abastecimiento arruine las compras. Sea real la amenaza de la falta de 'stock' o se trate de una estrategia de algunas empresas para impulsar a comprar con más antelación, los consumidores tienen una serie de derechos que deben tener en cuenta.

En primer lugar, Legálitas destaca que el comprador tiene derecho a información previa, es decir, que a la hora de adquirir un producto puede saber sobre qué fecha se estima o se fija para la entrega del producto, de modo que se conozca si efectivamente hay existencias o no y, en este caso, cuánto puede ser el tiempo que se prevé para su entrega. Sólo así puede decidir, con conocimiento de causa, si desea adquirirlo o esperar a otro momento en el que se haya solucionado el problema de abastecimiento, para que la compra llegue a buen término y así resulte satisfactoria y segura según los plazos establecidos.

Mari Navas (EFE)

"Debemos saber que, si encargamos un producto o incluso lo compramos y, por lo tanto, pagamos por adelantado, en el supuesto de que se acepte la compra sin la información sobre la fecha determinada de entrega, el consumidor no podrá reclamar por el retraso", aclara la empresa de asesoría jurídica. Eso sí, una vez que el consumidor haya formalizado la compra del producto por un precio, este no podrá variarse, ni encarecerse con la excusa de la falta de 'stock' o la alta demanda de este.

Si de verdad existe falta de 'stock' existe una serie de aspectos legales a considerar en las compras por Internet:

El vendedor tiene un plazo de 30 días para entregar la mercancía al comprador y, en caso de que no tenga 'stock' suficiente, tendrá que informar a la mayor brevedad posible, además tendrá que reingresar el importe de la compra de manera inmediata.También podrá entregar una mercancía de similares características o de mayor calidad, pero si el consumidor no está de acuerdo con esta solución tiene un plazo de 14 días para desistir de la compra.En el caso de que el empresario no informe de que no hay 'stock', el consumidor podrá resolver el contrato solicitando la devolución del dinero abonado y, si no se reintegra el dinero en un plazo razonable, el consumidor en este caso podrá pedir el reintegro por duplicado más los daños y perjuicios ocasionados.

Si se ha realizado una compra 'online', en la que lo más probable es que haya que pagar con la tarjeta, el cargo de una compra ya hecho no podrá ser cancelado por no recibir la compra, salvo que se haya desistido del producto dentro del plazo correspondiente. Para poder efectuar cualquier tipo de reclamación es importante guardar el ticket o factura de la compra, así como cualquier comprobante en el que se le indique la fecha en la que se entregaría el producto. Ante cualquier incidencia con una compra que no pueda resolverse amistosamente, conviene dejar constancia escrita de la reclamación lo antes posible, mediante correo físico fehaciente dirigido al domicilio social de la empresa.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3oDYzsw
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario