martes, 16 de noviembre de 2021

Leónidas 2021: cuándo verlas y por qué este año será más difícil encontrarlas

En el calendario astronómico noviembre es por excelencia el mes más solicitado. Hace menos de una semana, se produjo el pico máximo de actividad de las Táuridas, una lluvia de meteoros (o "granos" diminutos) que golpean nuestra atmósfera a 104.000 kilómetros por hora y proceden de un punto en la constelación de Tauro. Antes, en el mes de octubre, dando así la bienvenida al otoño, fue el turno de las lágrimas de San Lorenzo o Dracónidas.

Esta semana el cielo estará surcado por las Leónidas, cuyo pico de máxima actividad se produce entre la noche de este martes, 16 de noviembre, al miércoles, día 17. Eso sí, esta lluvia de estrellas surca el cielo desde el 6 al 30 de este mismo mes, aunque los expertos recomiendan observarlas en esta noche en concreto por una razón. Esto se debe a que es ese el momento en el que el ritmo en el que aparecen los meteoros es "mayor que la media".

Es en este instante en el que la Tierra atraviesa un anillo poblado con los fragmentos desprendidos del cometa 55P/Tempel-Tuttle y cuando uno de esos fragmentos (o meteoroides) entra en contacto con la atmósfera terrestre, se "vaporiza por la fricción con el aire, creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz", explican desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN). Las Leónidas se llaman así porque tienen su radiante en la constelación de Leo; la radiante es el punto de origen que tienen todos los meteoros en las lluvias y su localización se utiliza para nombrar a la lluvia de estrellas.

¿Cómo se pueden ver?

Tal y como indican desde el Planetario de Madrid, la mejor noche para ver las Leónidas es en la noche de del 16 al 17 de noviembre, siendo a las 7:55 horas de la mañana del último día el pico de mayor actividad. El año pasado, en 2020, los expertos predijeron que sería el mejor año para poder observar esta lluvia de meteoros, puesto que en la noche del 16 al 17 de noviembre del año pasado este fenómeno casi coincidía con la noche de máxima actividad de otro evento hermano, el novilunio; lo que garantizaba un cielo nocturno durante toda la noche perfecto para esa visión.

Radiante de las leónidas. Foto: IGNRadiante de las leónidas. Foto: IGN Radiante de las leónidas. Foto: IGN

Sin embargo, este año, los expertos predicen que la contemplación de las Leónidas será un proceso más costoso, puesto que habrá luna llena (96%) hasta su puesta, sobre las 5:00 horas de esa madrugada. El lugar de observación, informan desde el IGN, puede ser cualquiera que proporcione un cielo oscuro.

Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión. Aunque las Leónidas parecen venir de la constelación de Leo (de ahí su nombre), se pueden ver en cualquier parte del cielo. Conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en la dirección opuesta a la posición de la Luna si la observación se realiza antes de su ocaso. Lo más cómodo es sentarse o tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad. Algunas de estas tormentas estelares alcanzaron proporciones importantes, como la de la noche del 13 de noviembre de 1833 en la costa oeste de Estados Unidos.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3HqTmwH
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario