domingo, 22 de agosto de 2021

Una española en 'Escuadrón suicida': una artista de los VFX en Hollywood

Si tienes pensado ir al cine a ver 'Escuadrón suicida 2', recuerda quedarte hasta el final para ver la escena poscréditos y, mientras llega, permanece atento al listado de nombres para encontrar el suyo: Carolina Jiménez García. Esta española se ha hecho un hueco en Hollywood y ha podido formar parte del equipo de esta y otras superproducciones. La exitosa carrera de esta madrileña en el mundo de los efectos especiales tiene su punto de origen en la facultad de Arquitectura, una carrera a la que se metió sin excesiva vocación, tal y como ella misma confiesa. Sin embargo, su etapa universitaria le puso en contacto con una de las herramientas que ahora se han convertido en imprescindibles para su trabajo: los programas de creación 3D.

La chispa surgió tras ver el 'making off' de una de sus sagas favoritas, 'El señor de los anillos'. En aquel momento lo tuvo claro: quería dedicarse a hacer los efectos especiales de películas como aquella. Se lo propuso y vaya si lo hizo. Unos años después estaba trabajando a las órdenes del mismísimo Peter Jackson, director que llevó al cine el universo de J.R.R. Tolkien, para crear la trilogía de 'El hobbit'.

'Prometeus', 'Guerra mundial Z', 'Alicia a través del espejo', 'Power Rangers', 'La liga de la justicia', 'Tomb Raider', 'Aquaman', 'Juego de tronos', 'Joker'. Son solo algunas de las películas en las que Carolina ha participado como artista 'layout'. ¿Su labor? Junto con sus compañeros, se encarga de montar las distintas escenas. Composición, encuadre, ajustes de posición, movimientos de cámara. Quizá la parte más cinematográfica dentro de los distintos departamentos que configuran el flujo de trabajo de los efectos visuales. El trabajo perfecto para una amante del cine y una especialista todoterreno como ella. Desde hace seis años desarrolla su trabajo en el estudio de animación Scanline VFX, en Vancouver, Canadá; aunque antes ha pasado por Australia, Londres y Nueva Zelanda, aumentando su cada vez más amplia filmografía.

Guillermo Cid

La arquitectura no le motivaba demasiado, pero encontró en la carrera algo que sí lo hacía. "Le dedicaba un rato al proyecto de clase que tocara y luego echaba las horas muertas y las noches en vela creando naves espaciales y monstruos en 3D. Eso era mucho más divertido para mí", cuenta a Teknautas Carolina Jiménez. "Pero no até cabos hasta que no vi el primer documental de la película de 'El señor de los anillos'. Ahora es muy fácil ver los 'makings off', ver cómo se hace el cine. Está en todas partes, pero yo no había visto nada como aquello". Fue entonces cuando se dio cuenta de que programas parecidos a los que ella acababa de descubrir podían usarse para hacer cine. Con una meta muy clara, dejó la carrera de arquitectura para comenzar a estudiar en una escuela de animación en Madrid.

De buena generalista a artista 'layout'

No hace falta más que echarle un vistazo a los créditos de cualquier superproducción para darse cuenta de la cantidad de profesionales que son necesarios para lograr un resultado que nos hace olvidarnos, y apenas percibir, que aquello que vemos está creado digitalmente. Las especialidades más clásicas, y también las más conocidas, son la animación, el modelado y la iluminación, pero no son las únicas que intervienen en el proceso. "Recuerdo en mi clase, en la escuela de 3D, la mitad de los alumnos querían ser animadores y la otra mitad modeladores. Yo no sabía qué quería ser, a mí me gustaba un poco todo y no me sabía decidir por nada".

"La disciplina del 'layout' no es algo que intuitivamente sea fácil de comprender, era algo que yo no sabía ni que existía, de lo que yo no tenía conocimiento. Lo que hice fue que, sin querer, no me especialicé en nada, pero sabía hacer un poquito de todo. Resulta que ese es el perfil ideal de un artista 'layout', porque somos los que montamos la escena, los que recibimos todo el material del resto de departamentos, los que colocamos la cámara. Hacemos un poco de modelado, un poco de animación, un poco de texturizado… Por eso, al hacerme buena generalista, me hice buena artista de 'layout".

Antes de saber qué sería lo suyo, Carolina dio el salto al mundo laboral en busca de cualquier proyecto que se le pusiera por delante y pudiera darle algo de experiencia. "Trabajé para bancos, para empresas de telefonía, para escuelas, para un dentista, hice un anuncio de yogures. Cogía todo lo que iba surgiendo y mandando mi currículum a todo el mundo para ver dónde sonaba la flauta", explica.

En 2008 trabajó en 'Águila roja'. Su currículum llegó a manos de uno de los encargados de los entornos virtuales de la serie, que recurrió a ella para realizar el modelado y texturizado de los edificios de los entornos virtuales de la serie. Poco después, llegó su primera película y la única en España. Fue 'Planet 51', de los estudios de animación Ilion. “Es ahí cuando me dijeron: ‘Tú vas a ir al departamento de 'layout', y dije, 'no sé qué es eso, pero vale”.

De la recién estrenada 'Escuadrón suicida', Carolina, que nos atiende durante su paseo matutino por su ciudad, destaca haber trabajado con James Gunn, director con el que ya había coincidido. "Ya trabajé con él en 'Guardianes de la galaxia 2' y tenía muchas ganas de volver a coincidir, porque es muy agradable. Obviamente, nosotros no tenemos contacto directo con él, pero sí que se nos transmite el carácter del director y su buenrollismo. Acaba permeando a todos los departamentos, siempre son proyectos muy bien organizados, muy divertidos y con las ideas muy claras", recuerda.

El proceso hasta conseguir el resultado que el cliente busca es una carrera de obstáculos. "Primero nos dan unos bocetos iniciales, a partir de los cuales elaboramos una primera propuesta que el cliente mira y pide cambios o nos da contrapropuestas. Es un tira y afloja hasta que se da con lo que el director quiere, y nunca se da en el clavo a la primera. Siempre hay cambios, una película es un proyecto viviente. Va evolucionando, avanzado. Y, según avanza, se toman nuevas decisiones. Es un proceso largo".

Lo normal en superproducciones de esta talla es que varios estudios se encarguen de los efectos visuales y se repartan su labor por secuencias. "Hay varias en las que hemos participado, todo el equipo de 'scanline'. Toda la secuencia de los tejados y la charla de los tejados es nuestra, la pelea de Harley Quinn… Ya lo veréis, tampoco puedo ‘spoilear’ mucho". Además, tirando de su otra faceta de divulgadora en redes sociales, nos comenta las ganas que tiene de poder empezar a compartir su trabajo. "Hasta ahora no podíamos mostrar lo que habíamos hecho, imágenes ni nada. Ahora empezaré a extraer contenido para explicar cómo se ha hecho más en detalle", comenta.

"Siempre me ha gustado el cine, y hablar de lo que a una le gusta siempre es agradable, sobre todo si hay alguien que quiera escucharte", cuenta Carolina. En su cuenta de Twitter y su canal YouTube, sus vídeos e hilos explicativos acumulan miles de RT y visualizaciones. Datos, curiosidades y un sinfín de material para aprender y sorprender con los entresijos del cine y el funcionamiento de los VFX contados de una manera cercana y amable. "Soy consciente de que no he llegado donde estoy yo sola. Ha habido gente, cuando empezaba sobre todo, que creyó en mí y resolvió todas mis preguntas. Que hubiera personas que me ayudaran me hace sentir la necesidad de devolverle el favor al universo y hacerle el favor a los que vienen detrás de mí".

La trilogía de 'El hobbit': un sueño cumplido

Si tuviera que quedarse con un proyecto de los realizados hasta la fecha, no duda en afirmar que sería 'El hobbit'. “Empecé a trabajar en esto porque me inspiró el equipo que hizo 'El señor de los anillos', en Weta, y yo mandaba currículums allí desde que salí de la escuela. Cada vez que lo actualizaba, se lo mandaba a ellos, pero nunca me hacían caso”. Hasta que un día se lo hicieron y le llamaron para una entrevista que superó, precisamente, cuando el estudio estaba encargándose de aquella trilogía.

"Pude incorporarme a ese mismo equipo de personas que me había inspirado para unirme al mundo al que me dedico. En un proyecto Tolkien, el mismo universo que había sido para mí tan importante, porque yo había sido muy fan también de los libros". "El poder ir a Nueva Zelanda a vivir allí tres años, a trabajar en las tres películas de 'El hobbit', para mí fue un sueño. Ponerle un broche, cerrar el círculo. Para mí es de los proyectos más especiales".

Ha trabajado para directores como Peter Jackson, Ridley Scott o Tim Miller, entre otros. Sin embargo, la madrileña tiene una espinita clavada desde hace tiempo: trabajar con Spielberg. "Es mi director favorito y todavía no me ha tocado, y eso que estuve a punto. Cuando anduve por Weta, el siguiente proyecto que iban a emprender era 'Ready Player One', pero me marché antes. Se acabó el contrato y tuve que pasar a otras cosas. Y sí, Spielberg es el que me falta todavía".

Con su trayectoria, no cabe duda de que pronto una de las próximas películas del director estadounidense se colará entre los proyectos de esta profesional que, dice, le cuesta imaginarse dedicándose a otra cosa que no sean los efectos visuales. "Imagino que habría seguido con la arquitectura, aunque me parece complicado dedicarte a algo si no te apasiona. Yo de pequeña quería ser astrónoma, así que a lo mejor habría dejado la arquitectura para estudiar astronomía, vete tú a saber. Una de esas dos".

Desde el principio tuvo claro que su futuro no estaría en España, aunque eso no signifique que en nuestro país no haya opciones. “En España hay trabajo y hay salidas, pero, claro, yo quería trabajar en el cine ‘gordo’, en el cine que me gustaba a mí y, para eso, hay muchas más posibilidades aquí”. Se refiere a Canadá, país en el que el peso de la industria del cine es cada vez más fuerte. “El Gobierno canadiense da ventajas fiscales a la industria del cine en general. Además, estamos cerquita de EEUU y se comparten muchas partes de la cultura, idioma, frontera y, debido a eso, a las ventajas fiscales, sale bastante barato para las producciones cinematográficas venirse aquí a rodar”.

Vancouver, además, acoge a la mayoría de estudios de efectos visuales y de animación. "O se han trasladado aquí o han abierto una sede, pero están aquí todos". "Es como un destino natural, de hecho, muchos de mis compañeros de 'Planet 51' han acabado por aquí y coincidimos por la calle y demás. Estamos todos aquí, o pasamos por aquí, porque hay mucho trabajo y el clima no es tan malo como en el resto del país".

Foto: Studiodaily.Foto: Studiodaily. Foto: Studiodaily.

Pero el que quiera dedicarse a los efectos en España, también tiene posibilidades. “Hay menos, evidentemente, porque en Canadá hay mucha concentración. Pero en España hay grandes talentos y tenemos estudios grandes, medianos y pequeños. Grandes menos, pero hay posibilidades. Está El Ranchito, por ejemplo, con los que hemos compartido proyectos simultáneos, y son buenísimos”.

Se despide para volver al trabajo desde casa. Está inmersa en nuevos proyectos, aunque no puede desvelarnos mucho. Hace poco terminó 'The Eternals', y ahora trabaja en una película para Netflix y en una serie para Amazon basada en un libro de Stephen King, entre otros. Lo que parece claro es que seguiremos disfrutando de su aportación a grandes superproducciones y que, gracias a su trabajo, serán muchos los que sigan sus pasos para, quién sabe, triunfar en Hollywood como ella.



PUBLICADO EN Tecnología https://ift.tt/3grvdKq
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario