lunes, 23 de agosto de 2021

El huracán Henri se degrada a tormenta tropical en Estados Unidos tras las primeras inundaciones

El paso de la tormenta tropical Henri por el noreste de Estados Unidos ha dejado a miles de hogares sin energía eléctrica, inundaciones, marejadas ciclónicas, árboles caídos y dolor de cabeza para muchos por la cancelación de más de mil vuelos en diversos aeropuertos, una situación que ha obligado al presidente Joe Biden a declarar el estado de emergencia en parte de los estados afectados por el paso del huracán, como es el caso de Rhode Island, Nueva York o Connecticut. No obstante, tras el fin de semana, Henri, que se proyectaba como el primer huracán en tres décadas en tocar tierra en Nueva Inglaterra, que aglutina a Rhode Island, Maine, Massachusetts, Connecticut, Vermont y New Hampshire, se debilitó durante la noche del sábado y fue degradado a tormenta tropical, de acuerdo con lo que informó este domingo el Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos.

"Hemos estado monitorizando de cerca cómo evolucionaba Henri para poner en marcha los preparativos necesarios. Afortunadamente, ya no es un huracán, sino que ha sido degradado a tormenta tropical. Pero nos la tomamos en serio dado su tamaño, la marejada ciclónica y la lluvia que está generando. Además, está impactando en un área del país que ya había experimentado en los pasados días unas fuertes lluvias", avisó Biden en rueda de prensa este domingo. "Esta tormenta tiene el potencial de esparcir sus efectos por la región, con importantes inundaciones y cortes de energía que podrían afectar a cientos de miles en el país", añadió a su vez, en sintonía con la predicción meteorológica del servicio nacional estadounidense, que apunta a "numerosos eventos repentinos causados por las inundaciones".

En este sentido, a pesar de que los residentes de la costa noreste de Estados Unidos se despertaron con la buena noticia de la degradación a tormenta tropical de Henri, prima la advertencia de las autoridades de no subestimar el fenómeno, que tocó tierra en Rhode Island este domingo con vientos máximos sostenidos de hasta 95 kilómetros por hora. Más de 80.000 hogares se quedaron sin energía eléctrica y las calles se convirtieron en lagos improvisados, incidentes que también se han repetido en Nueva York, Nueva Jersey y otras zonas dadas las intensas rachas de viento. Debido a las condiciones peligrosas que ha causado Henry, la compañía de electricidad en Rhode Island National Grid ha advertido a la ciudadanía del estado que es de esperar una recuperación de "larga duración".

Preparados para más inundaciones

"Henri continuará moviéndose por gran parte del noreste del país, así que es importante monitorear la tormenta y estar preparados en los hogares y comunidades. Aseguraos de que contáis con suministros para todo lo que necesitéis, incluida comida, agua, medicación o radios que no sean dependientes de electricidad en caso de que se prolonguen los cortes de suministro", advirtió Biden en rueda de prensa ante los medios de comunicación. De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC), se espera que Henri continúe perdiendo fuerza.

El estado de emergencia emitido para Connecticut y dos docenas de condados en Nueva York, incluida la ciudad, se mantiene, según el Centro de Huracanes. En Connecticut, aproximadamente 25.000 hogares ya se han quedado sin electricidad a fecha del 22 de agosto. "La trayectoria de la tormenta trae menos viento, pero las intensas lluvias e inundaciones siguen siendo el mayor riesgo que tenemos en este momento", expresó el gobernador de Connecticut, Ned Lamont.

Inundaciones causadas por la tormenta Henri en Nueva Jersey (REUTERS)Inundaciones causadas por la tormenta Henri en Nueva Jersey (REUTERS) Inundaciones causadas por la tormenta Henri en Nueva Jersey (REUTERS)

En Nueva York, hasta el momento el condado que más lluvia ha registrado es Brooklyn y el Parque Central, y en esta zona Henri obligó a la cancelación de un macroconcierto que festejaba la reapertura de la ciudad tras un año de pandemia. En Nueva Jersey, el gobernador Phil Murphy, indicó el domingo que su mayor preocupación son también las inundaciones, "especialmente en la parte central del estado". Lo bueno fue que los vientos de Henri quedaron "muy por debajo de nuestros peores temores", señaló asimismo, al recordar la gran tormenta Sandy, que devastó al estado en 2012 y causó también graves daños en el sistema de transporte del metro de Nueva York, dejando la parte baja de Manhattan bajo el agua.



from Mundo https://ift.tt/3zeya8D
via IFTTT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario